CNM: ¿la clave es el Callao?

Pleno del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM)

Pese al tremendo escándalo, en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) siguen pensando que con expulsar de entre sus miembros a dos de los tres que aparecen en los audios presentados en los últimos días (Julios Gutierrez e Iván Noguera), y con que Guido Aguila renuncie, es suficiente ejercicio de profilaxis. Y no, no lo es ni de lejos.

De hecho, ante tamaña corrupción hecha pública, el Presidente de la República, Martín Vizcarra, urgió al Congreso a aplicar el artículo 157 del capítulo IX de la Constitución: “Los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura pueden ser removidos por causa grave mediante acuerdo del Congreso adoptado con el voto conforme de los dos tercios del número legal de miembros“. O sea, con 87 votos.

Sin embargo, el presidente del CNM, Orlando Velásquez, dijo

“[…] no matemos instituciones a partir de hechos aislados, a partir de gente que pulula en las elecciones políticas y parlamentarias para sacar provecho (…) esta lección tenemos que aprenderla todos“.

Eso, “hechos aislados”. De siete consejeros elegidos han debido expulsar a tres y uno ha renunciado para que no lo tengan que expulsar. Antes de despachar a Aguila, Gutiérrez y Noguera, tuvieron que echar a Pablo Quispe Pairona por vender grados y títulos universitarios de la Garcilaso y aparecer en una grabación ufanándose de ello. ¿Esa es la idea de “aislado” que tiene Velásquez?

Aquí, súper divertido esperando la grati de 28

Quizás si recordamos que Velásquez tiene más de 20 investigaciones fiscales por cosas que van desde usurpación, robo y hurto agravado, hasta abuso de autoridad, falsedad ideológica, desobediencia y resistencia a la autoridad, usurpación de funciones y fraude en la administración de persona jurídica; entendamos que quizás, para él, lo que han hecho Aguila, Noguera y Gutiérrez es una muchachada. Velásquez, quien fuera elegido por los rectores de las universidades para formar parte del CNM (¿no tenían a nadie un poquito mejor? No sé, ¿uno con 18 investigaciones fiscales, pero no con 20?) ya dijo que no va a renunciar.

Si sufriera de exceso de suspicacia diría que con sus declaraciones, Velásquez llamó a Vizcarra político oportunista ganapan por pedir que lo boten y le cierren la chingana. Pero, ¿cómo así es que Velásquez se siente tan empoderado? ¿Por qué habla como si supiera que no lo van a botar? Velásquez fue presidente de la fenecida Asociación Nacional de Rectores (ANR), el club de amigos y alcahuetes que tanto combatió la Ley Universitaria, y en el Congreso tiene amigos y ex colegas con los mismos intereses que él.

Pero en una situación tan delicada como la actual, lo decente y transparente sería que se vayan todos sin necesidad de que los boten: titulares y suplentes elegidos en los mismos procesos que permitieron el ingreso de todos esos que han tenido que botar. Y si no se quieren ir, lo que correspondería desde el Congreso es, como bien pide Vizcarra, aplicar el artículo 157, cerrar todo y empezar de cero. Pero parece que en el Congreso no quieren y con ello estarían respaldando de hecho a los que se quieren quedar; suplentes incluidos. No es poca cosa sentirse respaldado por una mototaxi que es capaz de bajarse ministros y presidentes, ¿cierto? Así es fácil ponerse valiente.

¿Y por qué se tendrían que ir todos? Aquí les cuento con un ejemplote.

Hoy, el Presidente Vizcarra convocó a un Pleno extraoirdinario para debatir la aplicación del artículo 157 de la Constitución y mandar a todos los miembros del CNM, incluyendo a los accesitarios, a su casa.

Algunos congresistas, como Víctor Andrés García Belaunde, han puesto el grito en el cielo y dicen que convocar plenos extraordinarios no está entre las atribuciones del Presidente, y que este está “en la calle”. Incluso ha anunciado que le van a devolver el pedido, sea por oficio o sea por decreto. Mira tú. Machotes.

¿Por qué tanto escándalo por una convocatoria para limpiar un organismo probadamente infectado de corrupción? Sucede que si el Congreso no hace lo que Vizcarra le pide, este puede forzarlo haciendo una cuestión de confianza. Si no le hacen caso, puede disolverlo y llamar a elecciones parlamentarias. Desde varios frentes se le sugiere a Vizcarra tomar este camino y este -y no otro- sería “el golpe caviar”, el  ejercicio del “poder fáctico caviar”, esa fantasía que repiten en las redes. Sí, aunque sea ridículo, hay quienes aseguran que, sin haber sido elegido por el pueblo, el “caviarismo” fuerza e impone su voluntad sobre quienes administran el Estado desde que el mesías Alberto Fujimori, súper valiente él, se escapó caleta del país y renunció por fax hace 18 años.

A estas alturas es inevitable preguntarse, ¿por qué tanta resistencia a que se vayan todos los del CNM? ¿Será miedo a que el Congreso no dé su brazo a torcer y el Presidente termine por disolverlo arrebatándole a Fuerza Popular su aplastante mayoría?

El CNM es la columna vertebral del sistema de justicia: pone, saca, mueve y promueve jueces y fiscales y no le rinde cuentas a nadie. Y eso estaría muy bien -que esté blindado del poder político- si no fuera por el tipo de persona que parece que, usualmente y por lo general, postula para consejero, fiscal o juez. Perder un CNM afín o lleno de “hermanitos”, debe ser costosísimo para quien o quienes a través de él presionan a jueces y a fiscales para intervenir en investigaciones y sus resultados y procesos judicicales y sus fallos.

El “maestro”, Vladimiro Montesinos lo tenía clarísimo desde 1998: sin CNM, no había manera de sostener el gobierno de Alberto Fujimori hasta el 2005. Luz Salgado, asiente, entre divertida y nerviosa.

Fuerza Popular (FP) en el Congreso podría ser, de otro lado, el músculo en el que se apoyan otras agrupaciones para impulsar sus propias agendas e intereses y bloquear aquellas con las que no están de acuerdo o que no son de su conveniencia. FP y sus 60 y pico votos serían algo así como el guardaespaldas.

Según nuestras fuentes, las mafias del Callao tienen gente instalada -o prestada de otros partidos que le reportan a sus líderes- en las comisiones de fiscalización, de defensa, de justicia, de ética y de levantamiento de inmunidad parlamentaria. Por eso, entre otras cosas, casi siempre pueden estar sobre aviso de todo lo que pasa por ahí…

…pero alguien tiene que hacerles la operación política, donde son básicamente nulos.

¿Y qué hacía Salvador Heresi? No es un gran operador político, pero algo hacía, ¿no? Aquí lo recordamos.

Un movimiento distrital, provincial o regional no tiene ni los contactos ni la logística (y estos en particular tampoco tienen las neuronas) para gestionar por sí solos la puerta por donde sale el 45% de la cocaína que se produce en el país. Sí, 45%, ¿será eso?

En el VRAEM, un kilo de cocaína cuesta entre 1000 y 1200 dólares. Puesto en el Callao, ese mismo kilo puede llegar a los 6000. Meterlo en un contenedor o en algún espacio dentro de alguna nave para que salga del país, cuesta 1000 por kilo. Si al año salen 80 toneladas de cocaína por el Callao, estamos hablando de 80 millones de dólares al año que los narcos pagan para meter su droga en contenedores o naves que dejan el país.

¿Cuántas campañas políticas se paga con eso? Eso es muchísimo dinero que seguramente se debe repartir entre varios. Las mafias del Callao son la parte menos poderosa de la cadena y, como hemos visto, la más vulnerable: es el portero, el músculo y la pequeña logística que no sale de la jurisdicción en la que también tienen sus jueces y sus fiscales.

Alguien con cierta llegada política debe ser el que pone más o menos orden entre las mafias del primer puerto;  entre los matones, los sicarios, los secuestradores, las pandillas, los arreglos de cuentas… el menudeo. Los capos de verdada, así como no se compran Ferraris en Lima, no se agarran a balazos en la calle, ni están lidiando con los que sí lo hacen, ni siquiera se reúnen con ellos. Para eso, y para comerse la cana en su lugar, tienen mandos medios, operadores, Joeys Zazas que gobiernan dentro de sus respectivas Little Italy y que son lo suficientemente fuertes para defender los intereses de todos en esos espacios y lo suficientemente precarios para escabecharlos sin problemas el día que se quieren subir al carro de los grandes. O postular al Congreso.

Esto tiene que ver con todo lo que hemos estado viendo de la corte superior del Callao, con Caracol y sus secuaces… ¿se les ocurre alguien más?

¿Quién en el Callao puede hacer que un fiscal superior amenace a Gustavo Gorriti y a Rosana Cueva con meterlos presos si no le entregan las grabaciones y le dicen quién se las dio? ¿Quién en el Callao tiene esa palanca? Que sepamos, ninguno.

¿Quién en Fuerza Popular (que desde el 2000 no ha vuelto a ser gobierno, no maneja presupuestos y solo tiene dos años de mayoría) puede tener personas infiltradas y activas en el CNM, la fiscalía, el Poder Judicial, la OCMA y la Academia Nacional de la Magistratura? Ni Keiko, ni Kenji, ni Pier, ni Herz, ni Chlimper, ni Ramírez, ni Kouri, ni Vitocho, ni Acuña, ni Arana, ni Antauro, ni Goyo, ni Lourdes, ni Castañeda, ni Lay.

¿Quién puede poner de accesitaria del CNM -por el Colegio de Abogados de Lima, nada menos- a  la ex abogada de Lunarejo, la que -según El Comercio- compraba jueces con pasajes de Aerocontinente?

¿Quién tiene jueces, fiscales y magistrados y funcionarios repartidos por el Estado hace años de años y ha tenido amplias posibilidades y marcos de tiempo para meter a su gente y convertir al estado en su agencia de empleos y de cobro de favores?

¿Quién tiene las neuronas para orquestar el peaje de la droga en el Callao, la logística mafiosa en los aparatos del Estado, el copamiento de esos mismos organismos y su defensa desde los poderes del Estado?

¿Quién puede, con todo eso, articular a los mafiosos del Callao con el CNM, el Poder Judicial y al mismo tiempo usar el músculo ciego y la fuerza bruta de Fuerza Popular?

Alguien les hace el trabajo sucio y menudo, se come la cana y los roches por ellos; y alguien les proporciona la fuerza que bloquea y golpea por ellos. A cambio, ellos ofrecen su infraestructura dentro del estado.

El CNM es el centro del poder y así se lo ha vendido a sus socios quien sea que esté a cargo: ese es el bastión que hay que defender por sobre todo lo demás, porque quien controla el CNM controla jueces, fiscales y hasta puede influir en la Onpe y la Reniec.

Por eso, ahora que Vizcarra pide que se bajen a los que están en el CNM y lo renueven, salen algunos furibundos a hacer cuestión de estado, a llamar a la exigencia de higiene en las instituciones, golpe de estado. Y sí, es golpe, pero contra ellos.

La única manera de defender el CNM contra todo y todos es manteniendo la brutal mayoría en el Congreso, la misma que seguramente desaparecería si Vizcarra hace cuestión de confianza y llama a elecciones parlamentarias. ¿Golpe? Claro que es golpe, pero no de estado.

Hay una pequeña facción, con una posición conciliadora e institucional que se le presenta al Presidente como aliada. Pide ir por los cauces constitucionales y formales, pide no patear el tablero… porque después será imposible dejarlo como estaba.

El fierro no va a estar más cliente que esto, así que hay que doblarlo y hay que empujar lo que haya que empujar hacia donde toque empujarlo. La caja de Pandora no se puede volver a cerrar, no hay vuelta atrás. En esta coyuntura, no avanzar es como retroceder y las furias no se van a quedar tranquilas retornando a sus lugares primigenios.

El juego ha cambiado y lo que corresponde es acabar con las furias. Como en el 2000, pero esta vez en serio.

2 comentarios en “CNM: ¿la clave es el Callao?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s