Japi Verdei Martín

“Que nunca caiga en el vulgar error de soñarme un perseguido siempre que me contradigan.” ― Ralph Waldo Emerson

Let me never fall into the vulgar mistake of dreaming that I am persecuted whenever I am contradicted.” ― Ralph Waldo Emerson.

Séptimo día de la “cuarentena” forzada.

El Presidente de la República goza de una aprobación ciudadana sin precedentes en medio de una crisis sin precedentes. ¿Cómo así 9 de cada 10 peruanos aprueba su gestión y 10 de cada 10 están encerrados en su casa -se supone- asustados o enojados?

“Quiero que (Vizcarra) me adopte”, “que se quede para siempre”, “(Vizcarra) está cubriendo todos los huecos paternos de mi infancia y adolescencia”. Visto todo en redes y alguno en persona.

Huimos de la incertidumbre cueste lo que cueste, como AG de la ley (iba a poner “como los vampiros de la luz del sol”, pero de eso ellos no tienen la culpa). Por eso, la mayoría canjeamos libertad por seguridad sin hacernos tantos problemas. Diría que lo hacemos encantados, pero quiero dejar un huequito por el que quepa un rayito de duda, de luz.

Pero eso no es ni gratis ni para siempre, dura lo que dura la incertidumbre. Cuando ya no se percibe necesario, el autoritarismo paterno -cómodo, amable y seguro-, empieza a sentirse opresión.

 

CREO QUE LE CREO

Ser un gran actor y convertirse de manera convincente en alguien que uno mismo no es, es un arte extremadamente difícil. La verdad suena diferente, lo genuino tiene un brillo y un peso particulares fácilmente detectables. Francisco Tudela jamás podría convertirse en Pablo Villanueva (“Melcochita”) y ponerse a bailar para comunicar algo importante y al mismo tiempo parecer genuino. Se vería ridículo.

¿Ven?

Lo mismo sucedería al revés. Todos los asesores de imagen saben que tienen que trabajar con lo que les tocó, que a lo más que se puede aspirar es a “lijarle” los catetos a su asesorado y entrenar para que no se muerda la lengua o se pise los pasadores. Ni con 100 mil horas de media training conviertes a PPK en Juliana Oxenford.

Tudela es un plomo, sí, pero en su infinita y aburridísima densidad agujereada la gente que lo sigue le cree. Si se hiciera el gracioso, ni los que piensan como él le creerían.

Vizcarra no está actuando cuando aparece todos los días a dar el reporte de la crisis del COVID 19 y a anunciar nuevas medidas. Y si está actuando, no debió ser ingeniero.

Vizcarra es un pragmático y por eso está mucho más cómodo y seguro enfrentando un solo asunto, aunque este sea inmenso y gravísimo, que con cincuenta problemas pequeños.

Es posible que la gente vea en él aplomo y seguridad y que interprete que el presidente tiene los ojos reventados por la carga de trabajo, las pocas horas de sueño y el estrés; y que si le toma juramento en jeans al nuevo ministro es porque está chambeando. Eso es muy difícil de conseguir a punta de media training. Ollanta Humala lo sabe.

Cuando Odebrecht dejó de concentrar todos los reflectores y el estandarte de la lucha anticorrupción pasó a los fiscales, empezaron los problemas de Martín. Por eso ha sido deficiente y se le ha hecho una galleta gobernar, no sabe cómo atender 50 mil demandas de 50 mil contrapartes en 25 regiones. Ve amenazas por todas partes.

Por eso, también, cuando le preguntan por algo que no tiene pies ni cabeza Vizcarra patina patéticamente (“¿Pena de muerte? Vamos a conversarlo”), o cuando debe resolver un problema que demanda filigranas y sutileza, Martín se corta el brazo por un uñero.

Con ustedes, el brazo que se cortó Vizcarra.

No es un Presidente multitasking, pero ante un único objetivo, cuando la situación le exige jugarse un todo o nada de ultra corto plazo, la historia parece distinta: i) si no llamaba a referéndum, el Congreso anterior  lo vacaba y lo metía preso; ii) si no disolvía el Congreso anterior, también lo vacaban, también lo metían preso y encima el Congreso se hacía con el Tribunal Constitucional. La situación actual obliga a tomar al toro por las astas: ¡todo el mundo a su casa, carajo!

El costo político acumulado de todas estas decisiones es cero. Porque, en la práctica y para él, el costo de oportunidad tendía a infinito.

Entonces, ¿todos contentos y confiando en el liderazgo de Vizcarra? Por ahora.

¿Tiene Vizcarra las elecciones 2026 en el bolsillo? No.

Por lo visto en los países a los que el COVID 19 llegó antes que al Perú (guardando las diferencias en las medidas que tomaron y su oportunidad) lo peor está por venir, antes o después. Y el gobierno lo sabe: por eso la villa Panamericana va a tener 3000 mil camas disponibles cuando hay menos de 50 hospitalizados.

Como siempre, todo dependerá de la percepción de una ciudadanía que está haciendo sacrificios que van muchísimo más allá que solo quedarse en casa con los impactos psicológicos y económicos que eso involucra y que ya hoy son incalculables.

Ojalá que las medidas que está tomando el gobierno sean suficientes y adecuadas. Porque si las personas perciben que, pese a todo lo sacrificado, no perciben mejoras y no tienen ni seguridad, ni estabilidad, ni certeza, van a rodar cabezas y quizás eso incluya la de nuestra precaria democracia.

Insisto, ojalá que funcione. Los presidentes desde Morales Bermúdez en adelante nos hicieron olvidar que el éxito de quien conduce el país debería estar atado al éxito del país que está conduciendo. Vizcarra no se va a poder escapar de ese destino.

Ojalá que le vaya -y nos vaya- bien.

Mientras eso…

Feliz cumpleaños, Señor Presidente.

 

 

 

 

 

Outro

“Y al ver Dios tal belleza, dijo:

«Hagamos ahora al ser humano
tal y como somos nosotros.
Que domine a los peces del mar
y a las aves del cielo,
a todos los animales de la tierra,
y a todos los reptiles e insectos».”

Génesis 1:26

¿Se habrá Dios arrepentido?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s