Populismo vs Lobby

El Congreso ya decidió que las AFP le tienen que entregar el 25% de su fondo a cada uno de sus afiliados hasta un límite de 3 UIT o 12.500 soles a ser entregados hasta en dos armadas con un mes de diferencia.

FUENTE: Martín Hidalgo/El Comercio.

Parece que la estrategia de los amigos de las AFP de meterle miedo a los reformistas les funcionó de nuevo porque todas las bancadas (menos el Partido Morado, que parece que anduviera rondando al Presidente para hacerle un favor para más tarde pedirle otro), están de acuerdo en más o menos lo mismo y han “modulado” su entusiasmo inicial.

No es un problema inmenso y menos en medio de una crisis que deja muertos todos los días, pero el Presidente se ha tenido que referir a ella ya dos días seguidos.

 

Y no es un problema inmenso porque la realidad es que la población económicamente activa (PEA) está compuesta por casi 17 millones de personas y de ellas…

…7.5 millones (44%) está afiliado a una AFP, pero…

…solo 1 de cada 6 (3 millones o menos) aporta a una AFP.

…solo 1 de cada 17 recibirá de su AFP como pensión una cantidad suficiente para poder vivir.

…solo 1 de cada 10 está en la ONP.

…solo 1 de cada 34 recibirá una pensión de la ONP y no le alcanzará para vivir; y

…4 de cada 5 no tendrá ninguna pensión. ESTE es el verdadero problema y de esos 4 nadie está hablando.

Como resultado de la emergencia se van a perder 1.1 millones de empleos, siendo conservadores.

¿Por qué nos ocupamos tanto de algo que afecta solo a 1 de cada 6 trabajadores en medio de una crisis de escala, alcance y profundidad sin precedentes en nuestra historia?

Estamos asistiendo a una nueva edición del pleito entre la demagogia populachera y el club de amigos de las AFP a.k.a. Lobby Feroz en versión degradada porque todavía no han podido hacer “amigos” ni meter sus botellas de aceite dentro del Congreso (y con las restricciones de movilidad es más difícil aún… meter el aceite). La necesidad de liquidez de corto plazo de los más afectados por la crisis y que tienen fondo de AFP ya la resolvió el Ejecutivo con los 2 mil soles. Por mientras.

El resto es pose para jalar cámara.

 

LOS AEFEPENGERS

Un escueto pronunciamiento firmado por una buena lista de notables -algunos de ellos se llaman a sí mismos liberales- recomienda no entregar el 25% porque tal cosa es un despropósito, una amenaza para el sistema, para la estabilidad, para los afiliados y para el país.

La ironía es una maravilla. Los liberales deberían estar en contra de que se fuerce a la gente a contratar un servicio que no quiere y todavía más en contra de un mercado cautivo ¡por ley! El estado nos obliga a darles negocio, nos obliga a contratarlas y nos obliga a pagarles una comisión por gestionar nuestro dinero aunque no nos guste.

En nombre del sacro santo derecho de propiedad, los liberales que firman ese pronunciamiento no deberían poner un solo “pero” a que le devuelvan a los afiliados lo que por derecho les pertenece única y exclusivamente a ellos y a que se los devuelvan sin ponerles ninguna condición. “Yo voy a decidir cuánto de tu plata te voy a dar porque yo sé mejor que tú qué te conviene y cuánto necesitas; yo sé, tú no”. Uf, qué liberal.

Para algunos, el liberalismo solo es un espacio entre dos sustos.

Otra ironía. Cuando se discute elevar el sueldo mínimo, esos que hoy se oponen a la devolución del 25% del fondo de las AFP a sus dueños argumentan que dicha alza únicamente beneficia a los trabajadores que ya tienen derechos. Blindan su argumento diciendo que los formales son “solo” el 30% del mercado laboral y que el 70% se queda afuera y le es más difícil y caro ser formal.

Pero las AFP solo cubren al 17% y dejan afuera al 83%. ¿En qué quedamos? ¿Cómo así el futuro incierto de un 17% (porque hablamos de pensiones y de largo plazo) es más importante que el presente del 30%? Algunos lo llaman inconsistencia, otros lo llaman hipocresía. Los mejor informados lo llaman conveniencia y conflicto de interés.

El Congreso no se quiere agarrar la plata de los afiliados a las AFP, está haciendo populismo demagogo y electorero. El gobierno no busca obligar a las AFP a que le financie sus aventuras populacheras -como hicieron en Argentina.

A puerta cerrada, los amigos de las AFP dicen que la medida es irresponsable, que ahuyenta la inversión, que da una mala señal a los mercados: ya no somos estables ni disciplinados, ahora somos impredecibles y riesgosos. Y no falta uno que pregunta por qué no se meten con la ONP si es peor que las AFP (siempre hay un tarado que suelta un “matamos menos”).

Si suena familiar es porque es el mismo rollo repetido desde hace décadas para resistir cualquier intento de reforma que afecte a cualquier sector allegado a Confiep.

El único argumento atendible es que si las AFP venden activos para devolver parte del fondo, los precios de esos activos caerán, incluyendo la deuda peruana. Y justo cuando necesitamos que el precio esté alto, porque el Estado va a vender deuda para financiar la recuperación económica post emergencia. No es seguro, pero es probable.

Hay, en ese pronunciamiento, firmas de personas a las que genuina, razonable y legítimamente preocupa esto último.

Lo que sí es cierto es que los fundamentos macro del Perú son muy buenos y son y seguirán siendo bastante mejores que los de nuestros vecinos y la venta puntual de algunas posiciones de las AFP no cambiará dichos fundamentos sostenidos en 30 años de ahorros y disciplina fiscal.

Han pasado casi 30 años desde su creación en el Perú y las AFP apenas cubren a uno de cada 6 trabajadores. Pero como industria tienen un retorno sobre la inversión de casi 20% y el año pasado registraron utilidades netas de 500 millones de soles (el 40% de su ingreso bruto).

¿Cómo es posible que un negocio con tan mala reputación tenga un margen de utilidad tan grande y que no haya más competencia que reduzca ese margen?

Smith no sabe.

BONUS TRACK

Si fuera perspicaz diría que este meme viralizado nos pinta como conservadores y admiradores de la mano dura. Diría también que su viralización pone en evidencia lo fácil que nos es renunciar a nuestra libertad a cambio de la promesa falsa -o la ilusión, si lo prefieren- de seguridad. Y nos es tan fácil atracar a ese intercambio, que hasta nos reímos de eso.

Felizmente no soy. Perspicaz, digo.


 

 

4 comentarios en “Populismo vs Lobby

  1. Totalmente de acuerdo el perjuicio siempre recae en el aportante y para bajar sus gastos operativos van despedir miles de personas y eso no lo analiza este congreso de pacotilla en este caso del congreso el remedio es peor que la enfermedad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s