Congresín con mucho Swing (y SUNEDU)

“El más pesado castigo por negarte a gobernar es ser gobernado por alguien inferior a ti mismo.”

Platón, La República

El Sr. Richard Cisneros, controvertido personaje (aquí sí aplica, ¿vieron?), estuvo hoy en el Congreso ante la Comisión de Fiscalización y Contraloría para responder por qué y cómo así el Ministerio de Cultura lo contrató para dar servicios que no podía dar o que eran, francamente, ridículos.
En síntesis, Cisneros dijo que:
i) No es amigo ni conoce a Martín Vizcarra,
ii) No estuvo en Canadá el 2017 con Vizcarra, su visa es del 2013 y duraba un año,
iii) Quienes afirman lo anterior, como el periodista Beto Ortiz, son de mentes afiebradas e irresponsables,
iv) Solo una de las fotos en las que supuestamente aparece con Vizcarra es real y se la tomó él mismo (“como imagino que se la hubiera tomado todo el Perú si se encuentra al Presidente en un evento”),
v) No es amigo ni conoce al PCM Vicente Zevallos 
vi) Se reunió un ratito con Salvador del Solar una sola vez
vii) No tiene vara ni ha sido el recomendado de nadie,
viii) Le cae bien a la gente y por eso lo ayudan,
ix) Hace de todo un poco y estudia lo que puede y lo que no, pues no,
x) Persiguió chamba en el Estado, pero no le ligó porque no tiene título universitario,
xi) Trabajó ad-honorem en la campaña de PPK (le hizo la música) y
xii) Le vale madres todo lo que digan de él, no tiene nada que ocultar y los (nos) perdona a todos por rajar de él.

Salvo por las intervenciones e interrogantes de las congresistas de Frepap y del Partido Morado, “Richard Swing” nunca estuvo en problemas ni entró en contradicciones. Lo más incómodo que Cisneros tuvo que enfrentar hoy debe haber sido cerrarse el botón del cuello de la camisa antes de ir al Congreso.

Las preguntas -salvo las excepciones mencionadas- fueron pueriles, frívolas e insustanciales y los comentarios grandilocuentes y vacíos. Algunos congresistas llegaron a intentar ofenderlo porque no pudieron hacer que Cisneros les dijera lo que ellos esperaban escuchar.

José Luis Ancalla, congresista por el Frente Amplio. Muy indignado porque alguien sin título puede ser locador de servicios del Estado.
 

“Este señor sigue respondiendo al vacío”, dijo un congresista de Podemos. Qué feo decirle “vacío” a sus colegas.

Los congresistas estaban furiosos, no porque Cisneros fuera más hábil o articulado que ellos (que lo era en el 80% de los casos), sino porque se estrellaron de nariz contra sus propias limitaciones, incapaces de hacerlo trastabillar o caer en alguna contradicción. Es verdad que no son mucho peores que lo visto en el Congreso disuelto (la comisión blindadora, la comisión Lava Jato, ect.), pero estos se han esforzado un montón en parecerlo.

El ego de Cisneros es más grande que una casa de tres pisos, pero los congresistas no parecieron darse cuenta de tamaña debilidad, un blanco fácil. Estaban muy ocupados tratando de volcar su frustración sobre el cantante.

¿O sería envidia?

“Yo estoy diciendo la verdad, estoy siendo tan sincero que podría omitir nombres de personas que conozco y con las que me reuní, pero no me los callo”, dijo Cisneros.

De hecho, Ricardo Cisneros llegó, juró, se sentó, pidió la palabra y solito y sin que nadie le preguntara nada dijo que conocía o se reunió con varias personas, entre ellas el actual congresista del Partido Morado, Daniel Olivares y el ex ministro de Cultura y ex PCM, Salvador del Solar y ambos serán llamados por la comisión a declarar. Otros que seguramente van a tener que ir a la comisión son la ex embajadora Susana de la Puente, la Sra. Patricia Miloslavich, el ex vicepresidente Máximo San Román, la asistenta de la Presidencia Karen Roca, la directora de Electroperú y rumoreada mano derecha del Presidente Vizcarra Miriam Morales, la ex ministra de Cultura Patricia Balbuena y el Secretario General de Proinversión Jorge Apoloni. A todos los nombró.

Ay, carijo.

 

¿Se dieron cuenta de que Cisneros se cuidó muchísimo de no echar ni maltratar ni aún criticar a nadie ni a nada en el gobierno? Y hubiera sido perfectamente natural y comprensible -porque nadie es perfecto- y en su caso, además, coherente. Según él mismo, de todo sabe, de todo entiende, de todo percibe y es alguien -siempre según él mismo- tremendamente empático y dispuesto a ayudar. Pero no dijo nada, ni siquiera constructivo, que pudiera interpretarse como una crítica. Como si estuviera cuidando su fuente de trabajo, como si creyera o estuviera seguro de que va a poder seguir haciendo lo mismo para el estado.

O como si supiera algo y esperara reciprocidad. Como si le estuviera poniendo precio a su silencio y evitando abrirse otro frente, todo al mismo tiempo. Alguien como él con la sartén por el mango, difícilmente no aprovecharía esa oportunidad.

En el reino de lo posible, es probable que Cisneros no estuviera diciendo ni todo lo que sabe ni todo lo que es. Después de todo, Swing es un sobreviviente, un empresario de sí mismo, un independiente que es artista, asesor político, cantante, estratega o lo que haya que ser para ganarse el pan. Un gran pan, eso sí.

Swing es producto de este gran país, es el autoempleado por antonomasia, el buscón eterno, el mil oficios de verdad. Casi casi el prototipo de ciudadano que enaltece y felicita y propugnan la Confiep y los aduladores de esta versión de capitalismo libremercadista mercachifle y chicha que tenemos y sufrimos. El de las clínicas que cobran por un servicio que no hacen, que le mandan a hacer al estado y que el Estado brinda gratis y en el que hay quienes defienden el derecho de las clínicas de estafar. El de la disciplina macro y los 200 respiradores para 30 millones de peruanos.

El Congreso de ese país le ha hecho un favor a Richard Cisneros: le ha servido para algo.

 

EDUCACIÓN SUPERIOR BAJO ATAQUE

Anoche se produjo el más reciente intento de este Congreso en parecerse lo más posible a todos sus predecesores y en particular al Congreso disuelto. Por iniciativa de su Presidente, Raimundo Dioses (Somos Perú) y de su Secretario Técnico, José Caballero (Fuerza Popular), la comisión de Educación debatía un Proyecto de Ley que reducía la moratoria para la creación de universidades negocio en el Perú a 120 días (apenas 4 meses).

Considerando que las universidades que no consiguieron licenciarse deberán cerrar en menos de 3 años, que no pueden admitir a un solo alumno y que sus ingresos dependían, sobre todo, de los nuevos ingresantes, no es raro el apuro. 

Encuentra el comunicado de SUNEDU al respecto aquí.

En eso estaban cuando, de madrugada y de manera sorpresiva, congresistas ligados a las universidades negocio (algunas sin licenciar, algunas condenadas a cerrar) incluyeron en el Proyecto de Ley de reducción de moratoria la creación de organismo que supervise a SUNEDU.

Sí, la entidad encargada de supervisar a las universidades y que le denegó la licencia a las universidades que algunos de esos mismos congresistas siguen representando. Esa es la que quieren “supervisar”. Y la iniciativa no es nueva, el Congreso disuelto le tenía puesta la puntería por estar desbaratando el negocio de mucha gente que apoquina… que aporta para las campañas o directamente postula para defender esos intereses o potenciar sus negocios. 

Lo que querían era crear una especie de nueva Asamblea Nacional de Rectores (ANR), institución que se había convertido en un club y refugio de mercas con poderosos tentáculos que vendían licencias de funcionamiento a universidades negocio e impedía que se les fiscalice y cuya disolución fue uno de los logros más importantes de La Ley Universitaria.

Y uno los saca al toque: Napoleón Puño (ex ANR), Rubén Ramos (docente de la UANCV), María Gallardo (egresada de UDCH) Jorge Perez Flores (egresado UIGV y de la UDCH) Condori (egresado de la UNICA). 

No han sido detenidos aún, pero no hay que bajar la guardia. 

 

CONCOLÓN

Hay un grupo nada desdeñable de Congresistas que representan a organizaciones que lucran con la educación superior y venden títulos sin respaldo, que no enseñan nada, que estafan a sus estudiantes/clientes. Que les entregan un título que no les va a servir a ellos para encontrar trabajo y, si lo encuentran, dicho título no le va a servir a la sociedad. Es más, quizás solo la dañe porque lo único que comprueba ese documento es que alguien pagó en dinero por él. (Otro problema con graves consecuencias de tratar a un ciudadano como a un mero consumidor, pero de eso hablamos otro día).

El principal obstáculo para la recuperación económica, serán las limitaciones de las personas para adaptarse a los cambios, para entender nuevos códigos y costumbres, para reaprender nuevas rutinas. No estamos entrenados para eso, apenas 1 de cada 5 escolares peruanos entiende lo que lee (PISA, 2012), menos de 1 de cada 5 (16%) accede a la educación superior, 1 de cada 2 termina la universidad. ¿Cómo es eso posible?

La mayoría de los congresistas que en vano intentaron hoy sacarle algo a Richard Cisneros pasaron por alguna universidad. Cisneros, como se encargaron de señalar una y otra vez los mismos congresistas, nunca fue a una. O no terminó ninguna carrera. Algunos de esos congresistas comparten bancada con los mercas que quieren seguir vendiendo títulos como si fueran escapularios.

¿Se nota la ironía o no llegamos a ella todavía?   

2 comentarios en “Congresín con mucho Swing (y SUNEDU)

  1. Sobre Swing, ¿no sería suficiente interrogar al jefe o jefa de la oficina a cargo de su contrato, probablemente una Dirección General del Ministerio de Cultura o una oficina administrativa de ese nivel?
    ¿Y centrar las preguntas en los criterios para definir servicios y montos a pagar por ellos?
    Buscando comprobar la hipótesis de que Míriam es quien pidió esa contratación ; pero en el camino recoger insumos para legislar una reforma de la Ley Servir que corte la discrecionalidad en las contrataciones y simplifique los requisitos para armar las bases y perfiles de puestos y servicios.

    Me gusta

    1. Totalmente, la clamorosa pérdida de recursos, energía, horas/hombre, etc está injustificada. Lo mismo el circo que se ha armado alrededor. Hay 500 mil proveedores del estado que brindan servicios o productos deficientes o simplemente humo (como es el caso) y nadie dice nunca nada y cobran muchísimo más con TDR dirigidos con absoluto descaro, igualito que en este caso. Me pregunto si el circo y el escándalo serían de las mismas dimensiones si no hubiera salido la nota en un programa de farándula y si Cisneros hubiera ido al colegio con alguien como Salvador del Solar. Si se viera y se llamara diferente vendiendo exactamente el mismo humo, ¿se hubiera abierto tal debate nacional o no hubiera pasado de un proceso interno del que nadie se hubiera enterado? Difícil no hacerse esas preguntas. La investigación debe seguir y sí, ojalá, se llegue al fondo de esto caiga quien caiga. (Personalmente creo que podrían caer los mandos medios: Swing no parece ser del círculo del presidente, no parece tener vara en la PCM y ha estado alocando servicios al Mincul durante cinco gestiones ministeriales diferentes, lo que significa que no es protegido de ningún ministro. Quizás alguien de adentro en un lugar técnico lo contrataba, nadie se enteraba y quizás hasta se repartían la ganancia. Pura especulación, pero la realidad suele superar lo que somos capaces de imaginar). Gracias por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s