¡Tomen las clínicas!

FOTO: IDL Reporteros

¿Puede una clínica negarte la atención y dejar que te mueras en la puerta?

No. Al menos eso es lo que dice la ley.

Según la Ley 29414 (2008, Alan García) la atención del servicio de emergencia es obligatoria y no está condicionada a la presentación de documento alguno (por ejemplo, el DNI), ni a la suscripción de pagaré, letra de cambio o cualquier otro medio de pago. O sea, no tienes que depositar ni firmar nada para que te atiendan.

Pero eso no es lo que está sucediendo, al menos en algunas clínicas.

En dichas clínicas dejan al paciente ahogándose mientras su familiar va a buscar el título de propiedad de la casa para dejarla en garantía.

¿Debería el estado (a través del gobierno) detener estos abusos evidentes? Claro que sí.

¡CHINO! ¡CHINO! ¡CHINO, CHINO, CHINO!

En 1997, el Congreso de mayoría fujimorista aprobó la Ley N° 26842 (Ley General de Salud). Pocos días después fue promulgada por el Presidente Alberto Fujimori, respaldado por su jefe del gabinete, Alberto Pandolfi, y su ministro de Salud, Marino Costa Bauer. Bien institucional y democrático todo.

El artículo 82 de esa Ley dice:

“Artículo 82o.- En la lucha contra las epidemias, la Autoridad de Salud queda facultada para disponer la utilización de todos los recursos médico-asistenciales de los sectores público y privado existentes en las zonas afectadas y en las colindantes.”

La autoridad de Salud es el Ministerio de Salud, no Susalud, que se parece más a las primeras y genuflexas versiones de Osiptel y a las últimas de la desaparecida Asamblea Nacional de Rectores.

Ignoro por qué el gobierno no toma cartas en un asunto, uno que los hace quedar como inoperantes en el mejor de los casos e indolentes en el peor. Su intervención no solo sería legal, sino también justa. ¿Qué espera, Presidente Vizcarra?

Del muro de Facebook del gran Farid Kahhat.

Por sus declaraciones recientes uno supondría que el Presidente del Consejo de Ministros (Vicente Zeballos) y el ministro de Salud (Víctor Zamora) no se quieren comprar más pleitos de los que pueden contar. Pensando bien, podríamos creer que quieren apelar a la buena voluntad y consciencia de los mercaderes de la salud. Si le prenden una velita a Sanguchito -a pique- les va mejor.

INEFICACIA

Quizás el gobierno no actúa sobre los privados porque no puede gestionar ni siquiera lo que ya tiene en la mano. Minsa y Esalud cubren casi al 90% de los peruanos. Los centros de salud privados y de las fuerzas armadas al otro 10%. En total el estado cuenta con 5 instituciones encargadas de atención en salud y no puede hacer que ni siquiera una funcione bien.

Así visto, ¿para qué pelearse con Confiep y sus amigos si los privados apenas atienden al 5% o 7% de la población? El costo de tomarlos es más alto y va en aumento: si lo hace y nada cambia el único que queda pésimo es el gobierno. Y me parece que ya se cansaron de que les estén enrostrando su ineficacia y sus deficiencias crónicas. Darle otra razón al enemigo para odiarte sin el respaldo de una buena gestión es una mala decisión.

Recordemos que ellos son los mismos que cobraban por hacer exámenes que enviaban a hacer al Estado y que este hacía gratis. Y que había -y hay- quienes defendían eso. Son los primeros que le van a saltar al cuello al gobierno si los interviene y la gente igual se le muere en la puerta.

¯\_ (ツ)_/¯

PERO, PERO, LA CONSTITUCIÓN Y EL LIBRE MERCADO…

A finales de abril el gobierno firmó un entendimiento -de algún modo hay que llamarlo- con las clínicas privadas: si la gente se enferma, se puede atender en cualquiera de los dos sistemas, el público o el privado. Eso ya está en la ley de Salud, pero la redundancia nos gusta, nos da seguridad. Como apretar bien el lápiz contra el papel. Tarao.

Solo una semana después, las clínicas alertaban: “se nos acaban las camas UCI“. O tenían muy pocas, o algo es muy raro. Entonces, aún quedaban camas.

De nuevo, la vigente Ley General de Salud fue aprobada por el Congreso de mayoría fujimorista y promulgada por el mismísimo Alberto ese mismo año. Es legal que se tome el control de los servicios privados de salud en medio de una pandemia. Y es de sentido común: en abril lo hizo Chile.

Si aquella mayoría fue comprada o convencida no debería ser relevante ahora. Es decir, no lo ha sido para nada más. Fuera de los “rojos” tira piedra que exigen nueva Constitución como un mantra inútil, a los defensores del “modelo” -entre los que seguramente se encuentran los dueños de las clínicas- nunca les ha importado mucho eso de la laya democrática de las leyes, no realmente.

D I S O L V E R

Las leyes dadas por Fujimori están escritas en piedra aunque se originen y asienten en extorsión, sobornos y latrocinio. O cadáveres. Siempre que los beneficien, claro. Y así suele ser. Por eso votaron por Keiko dos veces, por eso le financiaron la campaña haciendo chanchita y cada uno por su lado con su maleta más a escondidas de los otros.

Hasta entre ellos se traicionan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s