Julio sin grati (¿te toca gratificación o no?)

A menudo, el dinero cuesta demasiado.

-Ralph Waldo Emerson 

A dos semanas del 15 de julio, fecha límite para depositar la gratificación por Fiestas Patrias, muchas personas se preguntan si les va a tocar o no. Muchos, con comprensible miedo, no quieren preguntar, prefieren enterarse cuando vayan al cajero automático y procedan a revisar sus movimientos.

Por la pandemia y la crisis económica que le ha seguido, solo en Lima se han perdido 1.4 millones de empleos y al menos 400 mil son formales. Es casi medio millón de personas que no recibirán gratificación o que solo recibirán una parte.

¿TE TOCA O NO?

Si eres un trabajador contratado (indefinido, plazo fijo o incluso a tiempo parcial), tienes al menos un mes completo en tu empleo y te encuentras trabajando actualmente tienes derecho a la gratificación.

En el sector formal (el único obligado a pagarla), el monto de la gratificación se calcula sobre el semestre que finaliza el mes en que toca pagarla. Si trabajaste del 1 de enero al 30 de junio y ganas 1000 al mes, en julio te toca como gratificación un suelo completo de 1000. Y te toca completo incluso si estuviste de vacaciones o con licencia con goce de haber por las razones que sean (descanso médico por accidente laboral, por ejemplo).

(Las gratificaciones se abonan sin descuentos de Essalud ni de AFP: gracias por ayudar a hacerle otro hueco al presupuesto de Essalud, Vitocho).

Ten en cuenta que si sólo trabajaste un mes te tocan 167 soles (1/6), si trabajaste dos meses te tocan 333 soles (1/3) y así…

Pero…

Si tu empresa entró en suspensión perfecta de labores, solo te toca gratificación por los meses que sí trabajaron. Si estuviste de licencia sin goce de haber, ídem, solo te corresponde gratificación por los meses trabajados.

Si tu empresa llegó a un acuerdo de rebaja de sueldos con los trabajadores para no cerrar, tu gratificación se calcula con ese nuevo sueldo más bajo.

Si hay algún otro acuerdo laboral privado que afecte los ingresos eso se verá reflejado en el monto de la gratificación o incluso podría ser que no te toque en absoluto.

Todo esto te debería haberte sido informado por tu empleador.

“¿Y si me botan?” En tu liquidación te tienen que pagar la parte de la gratificación que te corresponde por los meses que trabajaste.

SIN EMBARGO…

Muchas empresas no van a poder pagar. Entre las que siguen funcionando aunque se encuentran en serios aprietos económicos y de liquidez, las empresas que aplicaron suspensión perfecta de labores (pararon y mandaron a todo el mundo a su casa sin sueldo), las que enviaron a parte importante de su personal de licencia sin goce de haber (y otras por el estilo) y las que quebraron (que son miles), la cantidad de personas que  se quedarán sin gratificación es grande. Y creciente.

😢

Muchísimas personas utilizaban el dinero de la gratificación para “matar” o rebajar de manera considerable las deudas de la tarjeta o de otros créditos. Es esperable, entonces, que se produzca un deterioro en las carteras de “colocaciones” (es la palabra que usan las instituciones financieras para referirse a los “créditos” que otorgan), aunque no sabemos realmente cuán pronunciado será.

Los más afectados probablemente serás las empresas “tarjeteras”, como Falabella o Ripley, que tienen sus propios bancos y sus propias tarjetas (y que principalmente entregan para darte crédito para que compres lo que ellos mismos venden, desde cosas que no necesitas hasta viajes).

En esa circunstancia el proyecto populista del Congreso que busca congelar las deudas por 90 días (o más… o eliminarlas, si se puede), cobrará más fuerza. Casi podría apostarlo.

CGI by Roberto Sollazzo

OBSERVACIÓN FINAL

Con 7 de cada 10 empleados trabajando en el sector informal -en el que por regla general no hay derechos ni beneficios ni redes de seguridad social- sorprende que “la gratificación” sea un tema que durante años ha recogido la publicidad. “Si vas a recibir más dinero puedes gastarlo en idioteces que no necesitas”, parece ser el mensaje subyacente.

Con el tiempo y con la tasa de morosidad del sistema financiero abultándose, el mensaje empezó a ser uno de responsabilidad: usa el dinero “extra” de tu gratificación para pagar las deudas “caras” que hayas adquirido.

Lo realista siempre ha sido, sin embargo, que el dinero de la gratificación ni es “extra” ni es una “gratificación” (acto de agradecimiento) en sí misma: es parte del salario. Cuando un empleador en el sector formal está por contratar a una persona, rara vez piensa en cuánto le va a costar al mes sino al año, incluyendo las dos gratificaciones, las vacaciones, Essalud, AFP… todo. (Siempre habrá quien insista en llamar “sobrecosto” a pagarle Essalud a sus empleados. Incluso si no tiene empleados.) “Fulanito al año cuesta tanto”, esa es la lógica.

Esa idea de “premio” o “extra” incorporado en la palabra “grati” es un cuentazo: como que los pobres lo son porque quieren o que ser de derecha es inmoral o de ociosos resentidos ser de izquierda. Ideas que nos “ayudan” a no tener que pensar y así como nos las presentan las compramos sin preguntar nada, porque de alguna manera es lo que queremos creer.

Se va a poner peor antes de que empiece a mejorar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s