Ministerio de Educación: proceso de adquisición de tablets vuelve a fojas cero.

 

Se cayó la compra de las Tablets. El proceso debe iniciarse desde cero. Los niños se quedan sin dispositivos para estudiar a distancia hasta finales de setiembre o principios de octubre. Con suerte. Se está organizando una compra internacional directa, seguramente a varios proveedores.

El gobierno no es capaz ni siquiera de comprar lo que ya identificó que necesita, no es capaz de gastar la plata que ya tiene en el bolsillo. Y hablamos del Ministerio de Educación que está en Lima y tiene todo lo necesario para presupuestar y tomar decisiones informadas. ¿Por qué nos sorprende, entonces, que la ejecución del gasto por sector y por gobierno subnacional esté siempre por debajo de lo presupuestado?

Hay un problema de incentivos y normas. También. O sea, un entorno institucional jurídico y a la vez informal que procura que se produzcan estas cosas que nos parecen ridículas, ineficiencias e inoperancias absurdas. La norma escrita dice adjudicación directa. Luego de eso la contraloría le revisa las cuentas hasta a la abuelita del ascensorista del ministerio. Norma no escrita: ningún ministro firma nada si no hubo convocatoria abierta. Aunque haya permiso de adjudicar a dedo por la emergencia. Es una mazamorra.

Además la Ley de compras no permite, con facilidad, que puedas comprarle a varios proveedores, que en este caso sería lo más lógico. Los proveedores grandes y serios van a impugnar constantemente ese proceso para ganarle al competidor.
Como, me decía un un amigo: todos los incentivos mal alineados o alineados para no comprar nunca.

LAS TABLETS QUE NO FUERON

El Ministerio de Educación (Minedu) acaba de dar por concluido el proceso de compra. El Perú -anunció el Presidente Vizcarra el 18 de abril- iba a comprar más de 1 millón de tablets para los escolares que no tuvieran acceso a dispositivos que les permitieran seguir sus clases a distancia. Esos equipos iban a estar en el Perú a más tardar en julio y en las manos de los niños en agosto o setiembre. Ya no será así.

Todavía no se ha determinado un mecanismo alternativo para la compra de nuevas (otras) tablets ni se ha hecho otro pedido ni convocatoria. Probablemente se elija hacer una compra internacional. Si se llegan a comprar los dispositivos en las próximas semanas, quizás estarían llegando a finales de septiembre -o principios de octubre- a las manos de los niños. Un año perdido, o casi.

Termina de este modo un proceso lleno de controversias (puaj, qué fea palabra), acusaciones sin nombre, tiros de piedra a mano escondida, denuncias truchas, serias y por encargo y disquisiciones sobre si faltó gestión o sobró mala fe. Pero sobre todo, esto termina en un revés enorme para cientos de miles de niños que siguen sin poder acceder a la educación que les corresponde por derecho.

LA GOTA QUE ROMPIÓ EL VASO

Fueron varias cosas las que hicieron sospechar al Minedu de la verdadera capacidad del proveedor ganador de la convocatoria de cumplir con lo acordado.

Primero, conseguir esa cantidad de tablets en el mercado internacional hoy (de pronto, el mundo entero estudia y trabaja a distancia) es tan difícil como era conseguir mascarillas N95 en marzo. ¿Cómo así podían ellos, una empresa mediana en el Perú y no podía Samsung ni Telefónica? Ah, es que no quieren sacrificar su margen de utilidad, ¡malditos mercas!

Segundo, la carta fianza que avalara la capacidad del proveedor de responder al contrato y pagar la penalidad de producirse algún incumplimiento no tenía cuándo salir: la empresa decía que uno de los bancos más grandes y poderosos la estaba tramitando y que ya estaba por salir, mañana, pasado mañana o el lunes, hermanito, te lo juro.

Ante la duda, el Minedu le exigió a la empresa una prueba de que el fabricante estaba en capacidad de entregar todos los dispositivos con las especificaciones y en el plazo acordados y que se comprometía a cumplir con los 18 meses de soporte post venta. Entonces, la empresa presentó una carta en chino, con membretes y todo, que decía que alguien en China de Lenovo juraba por su mamacita que las tablets estaban en el horno listas para salir a Perú con todo instalado.

¿Cómo no confiar?

 

Como ni la carta ni la traducción les daba confianza suficiente, desde el Minedu le pidieron a la empresa que organizaran una videollamada entre ellos y algún alto ejecutivo de Lenovo China.

Probablemente, la empresa que ganó la convocatoria se daba cuenta de que estaba a punto de perder el negocio más grande de su existencia, uno con el que nunca jamás se atrevió siquiera a soñar (¡más de 800 millones de soles!).

Así que dos días después, un ejecutivo de la marca Lenovo, hablando desde el cuartel general del fabricante de equipos electrónicos en China, le aseguró a los funcionarios del Minedu, vía Zoom, que las tablets iban a llegar con las especificaciones requeridas en el plazo previsto y que el representante oficial de Lenovo en el Perú (que se había lavado las manos) era uno de muchos y no tenía vela en el entierro, que ellos desde China ya habían arreglado con la empresa mediana, esa que nadie manyaba.

“Ya le avisaremos cuando sea el momento (a Lenovo Perú)”, dijo. A todos les pareció raro, pero nadie entiende a los chinos y todos querían creerle.

Bueno, no todos.

De repente era el dueño de Lenovo. ¿No?

La urgencia por la presión política y mediática -y por blindarse ante lo que podía ser una estafa- forzó a que el Minedu llamara al Embajador de China, Liang Yu, para pedirle -por favor- que les diera una mano con esta compra. Que los ayude a averiguar si este ciudadano chino que se presentó como ejecutivo de Lenovo era realmente quien decía ser. Y si no era, que los ayude encontrando otro vendedor. Sí, yo sé, amazing.

Esto de aquí abajito era solo la excusa para llevarlo al ministerio en S.O.S.

NO ES CORRUPCIÓN

Es inoperancia.

En cuanto al ciudadano chino representante de Lenovo, funcionarios de la embajada del Perú en China lograron ubicarlo y resulta que la persona con la que hablaron los representantes del Minedu sí era chino y sí estaba en China, pero no trabaja para Lenovo o, si lo hace, no tiene los poderes que dice que tiene.

Si estuviera en el Perú, tal vez diríamos que arregla celulares en Compuplaza y que se cachuelea en Lenovo.

Increíble. Hasta se bromeaba con la idea de que Vizcarra quería salir en su discurso de 28 con su tablet en la mano lista para entregársela a un niño. Fácil es bromear. Y soñar. Y meter la pata.

En junio, Vizcarra dijo que las tablets llegaban en julio. Se acabó julio y todavía no se firma el contrato de compra ni hay prospectos ni alternativas a la vista. De nuevo: el problema siempre fueron el plazo y la cantidad: nunca se ha hecho una compra tan grande (más de 1 millón de tablets y 200 mil paneles solares para cargarlas y 600 mil planes de datos) de un solo porrazo en una sola convocatoria. Bueno, ahora tampoco: se hizo en 4 partes y las cuatro las ganó la misma empresa. Pero esa es la idea.

Felizmente, el Minedu no soltó un sol de adelanto porque puso en las bases que sin fianza no había contrato y nunca la hubo. La carta fianza debía avalar al proveedor que ganó la convocatoria, uno que aseguraba poder conseguir lo que ni Telefónica, ni Claro, ni Entel, ni siquiera Samsung o el propio Lenovo Perú -empresas muchísimo más grandes y poderosas y con grandes espaldas financieras- podían conseguir en unos plazos que, hablando en el marco de lo que es capaz de hacer el Estado peruano, exigían que todo se moviera a casi la velocidad de la luz. Y a muy pocos les pareció raro.

 

“Muchos resultados fueron mucho mejores gracias a las cosas que los demoraron.”
― Mokokoma Mokhonoana

 

 

Ojalá. Pero no creo.

PD Aquí los detalles técnicos.

5 comentarios en “Ministerio de Educación: proceso de adquisición de tablets vuelve a fojas cero.

  1. ¿Cómo es posible que una empresa con tan poco sustento ganase una licitación de ese tamaño? Evaluadores coludidos, es posible. Y que el escándalo iba a ser muy grande probablemente detuvo el resto del proceso posteriormente. Cuando no es tan visible, la corrupción pasa como cuchillo caliente por mantequilla. Es decir, casi todo el tiempo.
    La perjudicada de siempre: la Educación y el futuro de la sociedad.

    Me gusta

  2. El gobierno esta demostrado su incapacidad pero los afectados son los estudiantes de bajo recursos asi habla de mejorar la calidad de la educación este año se a retrocedido en ecuación

    Me gusta

    1. Lo de siempre, la sospecha de”corrupción” unida a la incapacidad de algunos funcionarios una farsa total que se hable de calidad educativa sobre todo referida a los niños de las regiones en situación de pobreza y pobreza extrema! Basta de tanta indiferencia y empatía de los encargados de gestionar el MINEDU.

      Me gusta

Responder a Marisol - catalogo avon Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s