Trump, el Covid19 y las elecciones

So tell me what I see

When I look in your eyes

Is that you, baby

Or just a brilliant disguise?

Bruce Springsteen.
Donald Trump

El 1 de octubre del 2020, la asesora de comunicaciones y PR del Presidente Donald Trump, Hope Hicks, da positivo para Covid19. Hasta el 2018, Hicks fue la directora de comunicaciones de la Casa Blanca.

Hope Hicks

El 2 de octubre, el mismo Trump y su esposa dan positivo. En la Casa Blanca y alrededor de Trump -como atestiguan miles de fotos y videos- el uso de mascarillas no está generalizado y no se guarda distancia social. Sin embargo, el vicepresidente de Trump -Mike Pence- y su esposa dieron negativo para Covid19. ¿Habrá sido que las oficinas de Pence están en otro edificio lo que evitó que se contagie aunque trabaje tan cerca y pase tanto rato con Trump? Hope Hicks no tiene una oficina en los terrenos de la Casa Blanca y en los círculos de la Casa Blanca se sospecha que ella contagió a los Trump. Qué raro.

Mike Pence y Donald Trump

Si Pence se enfermaba, la presidencia podía recaer en la lideresa demócrata, Nancy Pelosi, presidenta de la cámara de representantes. Es, en todo caso, super conveniente que Pence no se enfermara. Uf.

Mike Pence, Nancy Pelosi -rompiendo el discurso del Presidente Trump- y Donald Trump, unaware.

Durante los próximos 15 días, todos los medios en EEUU van a estar pendientes de cómo evoluciona la infección de Trump. Todos los medios, todos los días, a cada rato. En plena campaña electoral, una en la que el contrincante – según algunos medios, favorito- es menos entretenido que hacer gárgaras con lejía.

Es tan conveniente, que parece armado, ¿no? La asesora de comunicaciones, el presidente candidato y su esposa, pero el vicepresidente no. Y en plena campaña, ad portas del cierre y ya no hay debate número 2 (lo que deja con los crespos hechos a Biden que seguramente iba a buscar que destrozarlo y tenía con qué).

Joe Biden.

Es un plan simple, barato, rápido, eficaz y quién dude será un desalmado, un malo. O sea, la narrativa está blindada. Es perfecto. Tanto, que parece poco probable que lo hayan planeado así Trump y su equipo.

Pero Trump, con sus propias palabras y decisiones, nos ha puesto -al mundo- en la penosa posición de dudar de esas mismas palabras y decisiones y de las motivaciones detrás de ellas. De repente sí está infectado. De repente no.
Quizás nunca lo sabremos y quizás eso decida las elecciones en el país -aún- más poderoso del planeta.

Al final, qué precario que es todo, ¿no?

Last, but not least…. very clever man that John. Clever and funny.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s