¡EL DÓLAR EN S/.3.70! (uno cortito)

Crédito de la intervención: Man Ray.

“La mayoría de los seres humanos cree firmemente que el dinero es mucho menos importante que la vida de un ser humano; pero en realidad, quinientos, cincuenta o incluso cinco dólares son mucho más importantes para la vida de la mayoría de los seres humanos que las vidas de la mayoría de los otros seres humanos”.

― Mokokoma Mokhonoana

O qué está acontecendo?

¿Por qué sube? Porque los inversionistas locales y extranjeros no saben qué medidas tomarán los candidatos que van adelante en las encuestas -de llegar al poder- ni cómo eso que no saben que harán afectará la marcha de la economía. Y entonces, se protegen comprando dólares o, lo que es lo mismo, vendiendo (deshaciéndose de) soles. El dólar sube con respecto al sol, entonces, por “ruido político”.

Esto se repite cada cinco años en vísperas de las elecciones. La incertidumbre (“¿Qué va a pasar con la economía, por Dios?”) es la mayor enemiga de las inversiones y, en general, del dinero privado.

Es lógico. Cuando Humala estaba por estatizar la banca y congelar los ahorros en dólares para devolverlos en soles al tipo de cambio que se le ocurriera a él o a sus socios rojetes, el dólar se disparó. Ah, no, perdón, ese fue otro presidente RO-G-T. ¯\_(ツ)_/¯

Por ejemplo, en setiembre del 2016, el dólar rondaba S/.3.26 y empezó a subir hasta llegar a S/3.39 la semana de las elecciones (cuando parecía que Mendoza pasaba a la segunda vuelta). Una semana después ya estaba en S/.3.26 otra vez. La fluctuación pudo ser mayor, pero los inversionistas y los especuladores estaban adoloridos por lo que les hizo el BCR en el 2011. Cuando ese año estaba por ganar Humala, las presiones sobre el tipo de cambio fueron inmensas, pero el BCR desplegó una serie de medidas muy duras para evitar -con éxito- que se cayera el sol: con S/.2.80 comprabas un dólar en julio del 2010 y también en abril del 2011.

¿Qué me mira, cadete…?

¿VA A SEGUIR SUBIENDO?

Es probable que en el muy corto plazo, sí, seguirá subiendo. ¿Cuánto más? Dependerá de la percepción de riesgo que del Perú y su futuro económico tengan los inversionistas. Muy difícil estimar un número: 3.8? 3.9? 4 soles por dólar? Improbable, pero todo es posible. También es probable que regrese a sus niveles pre campaña electoral a las pocas semanas de terminado el proceso. El truco es que nadie sabe.

(¿Para adónde es) Adelaaaaaaante… (?)

Pero mantengamos la calma. Cuando en el 2011 y el 2016 los inversionistas extranjeros y especuladores (sí, de esos siempre hay) vendían soles como locos, el BCR y muchos inversionistas nacionales institucionales (Bancos, AFP, Compañías de Seguros, CLAE #OkNo, etc.) les vendían dólares casi casi a sabiendas de que este regresaría a su precio y los podrían recomprar más baratos (así: hoy vendes a 2.5, mañana cae a 2.4, compras y te ganas 0.1).

Esta vez, sin embargo, no hay institucionales con “apetito” por esas “gangas”. La devolución de los fondos de las AFP han golpeado la liquidez y, sobre todo, la confianza del sistema financiero en el futuro del propio sistema financiero. La mayoría prefiere tener efectivo que arriesgarse a hacer una movida financiera y que en el camino el Congreso dicte una norma que los agarre (disculpen la crudeza) con los pantalones abajo.

Además del resentimiento por la desplumada y el miedo a más desplumadera, está la incertidumbre de corto plazo que normalmente no afecta a este tipo de inversionista, sino solo a nosotros, los pequeños. Sí, se lo merecen, el problema es que ese dinero que invierten y sobre el que generan ganancias es nuestro, somos nosotros y nuestros fondos los que no están siendo invertidos tan eficazmente.

Así que solo queda el BCR y lo que resulte en las elecciones. El Banco Central, ojo, no modifica tendencias, solo evita que la cotización pase de un día a otro de 1 a 2: interviene para que pase primero a 1,2; luego 1,4; 1,8 y ya, 2. Suele pasar que en el camino las cosas se calman, pero con este Congreso y lo que es capaz de hacer (o el próximo), nadie sabe muy bien qué cosa esperar. No hay muchas maneras de prepararse para lo incierto. Es una sensación que ya nos es bastante familiar a estas alturas de pandemia, encierro y mensajes confusos.

Aysh…

¿Puede alguno de los candidatos en carrera descalabrar las finanzas públicas y destruir una economía que aguantó 200 años de choros, pero que está golpeada por el Covid?

¿Tú qué crees?

¿SOLO EL RUIDO POLITICO EXPLICA QUE EL DÓLAR ESTÉ EN S/.3.7?

El valor que una moneda tiene frente a otra depende de un montón de variables diferentes que pueden -o no- depender -más o menos- de lo que haga el país emisor de esa moneda. Pero entre todas esas variables, una de las más importantes es la estabilidad y crecimiento económicos y la capacidad del país de pagar sus deudas. Son muchos más, pero estos factores son los que suelen pesar más en la oferta y la demanda de una moneda.

El dinero es también una mercancía cuyo valor/precio puede fluctuar por oferta y demanda y dicho valor se puede expresar en otras monedas o tasas de interés. ¿Cuántos soles cuesta un dólar? ¿Cuál es la tasa de interés que debo pagar por un préstamo o, lo que es lo mismo, cuánto dinero extra -adicional al que me prestaron- tendré que devolver?

Por eso, por ejemplo, hoy un dólar cuesta casi 2 millones de bolívares en Venezuela. En enero del 2018 costaba 10 bolívares y en enero del 2019, necesitabas 76 mil bolívares para comprar un dólar. ¿Ves?

Estados Unidos imprime plata como loco. Uno de cada cuatro dólares que hay hoy en el mundo fue impreso en los último 12 meses. Ese ritmo se mantiene desde hace varios años y se mantendrá en el futuro cercano. Mucha liquidez en la calle. Además, las tasas de interés en EE.UU. son (siguen siendo) muy bajas, lo que significa que endeudarse es muy barato. Estas dos medidas tienen como objetivo conjunto promover la inversión y a su vez la actividad económica. Si hay mucha liquidez disponible y tengo que pagar 1% de intereses al año, incluso invertir en un negocio que rinda muy poquito puede ser un negocio sostenible. Incluso invertir en la bolsa con rendimientos pequeños puede ser rentable.

En cambio, si las tasas de interés son muy altas (el dinero que debo devolver sobre el dinero que me prestaron es mucho) y no hay acceso a liquidez, se produce el efecto contrario: la gente guarda su plata, ahorra, no invierte.

Pero como nada dura para siempre, la mayoría de economistas cree que en algún momento entre este año y 2025 (sí, 2025) la inflación en EE.UU. se disparará y la tasa de interés de referencia deberá ajustarse al alza para enfriar la economía (es decir, controlar la inflación, entendida como el alza generalizada de los precios en la economía). Dejarán de imprimir tantos billetes y encarecerán el crédito.

Cuando eso suceda, se acaba la plata barata, se cae la bolsa, se caen los precios de los metales, del petróleo y un montón de gente, organizaciones y países pierden un montón de plata. Nosotros, que no tenemos nada que ver, también.

Dado todo esto, el dólar se está apreciando contra el Euro y contra otras monedas. Así que no solo somos nosotros. EE.UU. exporta inflación. A nosotros.

Lo más probable es que si todo sigue su curso, el dólar regrese al rango de S/3.5 -o incluso menos- que tenía antes de que empiece este jaleo.

Ojalá.

(Y el Perú, ¡ay! se siguió desdolarizando. En realidad, eso está muy bien, sino pregúntenle a Ecuador.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s