¡Ultima semana!

This image has an empty alt attribute; its file name is preferencias-electorales-iep-abr-02-2021-grafico.png

Todo es muy confuso. Proliferan las encuestas a medida del cliente y aunque a esas no les creemos, incluso los sondeos de organizaciones bien reputadas presentan resultados en apariencia contradictorios.

Sorpresa: no son tan contradictorios.

Puedes escuchar este texto aquí:

Están todos los candidatos tan pegados y el porcentaje de indecisos es aún tan grande que nadie sabe qué cosa va a pasar en los próximos siente días.

Hoy fueron publicados los sondeos de IPSOS en El Comercio y el del Instituto de Estudios Peruanos (o IEP) en La República y los resultados parecen inconsistentes.

Según IPSOS, Yohny Lescano sigue primero y lo siguen muy de cerca De Soto, Mendoza, Forsyth, Fujimori y un poco más atrás, López. Según el IEP, en cambio, hay cinco empatados en el primer lugar: desde Fujimori y De Soto cada uno con el 9.8%; hasta Mendoza con 7.3% y en el medio están López y Lescano.

¿Por qué parecen tan diferentes? Para empezar, porque se trata de metodologías muy distintas. En la del IEP una persona te llama por teléfono y te lee una lista de 18 nombres más las opciones “no sé”, “no iré a votar” y “blanco o viciado”. Puede suceder que para cuando llegas al nombre 12 ya se te olvidaron los primeros ocho. Por eso, también puede suceder que muchas personas respondan “no sé” o “blanco”, solo por flojera u olvido. De hecho, en esta encuesta del IEP el porcentaje de indecisos es más de 28%.

En el simulacro de IPSOS, por otro lado, te entregan en la mano una cédula de votación física muy parecida a la que verás el día de las elecciones con todos los nombres de los candidatos en ella. De este ese modo no tienes que recordar nada de nada; solo marcas y lo depositas doblado en un ánfora sin que la encuestadora vea qué marcaste. Es por eso que en este tipo de sondeos suele expresarse el voto oculto, la fidelidad por un determinado partido o símbolo partidario y muchos indecisos se deciden porque tienen las opciones delante.

Más diferencias: el tamaño y profundidad de las muestras, las fechas de recojo de la información (la de IPSOS se hizo antes del 3er día de debates) y la ya mencionada metodología para recoger los datos.

Según el simulacro de IPSOS, la distancia entre el primero, que es Lescano y tiene 14.7%, y el que está sexto, que es López con 8.2%; es de apenas 6.5%. Si fuera una encuesta y el margen de error rondara el 2.8% estarían apenas a menos de 1 punto el uno del otro. Según IPSOS, a la segunda vuelta pasan Lescano y De Soto.

El IEP en cambio encontró un empate técnico quíntuple en el que van primeros De Soto y Keiko con 9.8% cada uno y siguen López, Lescano, Mendoza, Castillo y Forsyth.

OK; ¿Y AHORA?

Es claro que Lescano y Mendoza están perdiendo votos en el sur a favor de Castillo. En las redes sociales, los verolovers empiezan a pedirle a Guzmán que, con su 2%, se haga una y le pase sus votos a Mendoza para impedir que el neoliberalismo y el fujimorismo vuelvan al poder. Lo interesante es que no le piden los votos a Pedro Castillo quien, además de ser de izquierda, tiene casi 7% frente al 2% de Guzmán. La izquierda no se unirá, tampoco esta vez.

Lo más probable es que la derecha se siga moviendo en bloque detrás de De Soto, como advertimos la semana pasada: Primero, porque es el que va subiendo; segundo, porque es el que tiene menos antivoto; y tercero, porque en la segunda vuelta puede pelearla mejor que López o Fujimori frente a Mendoza o Lescano. No serán endosos, ni López ni Fujimori le pedirán a sus votantes que vayan con De Soto. Será puro pragmatismo de votante.

Lo cierto es que nadie puede endosar aquello que no tiene y nadie tiene votos cautivos que pueda o quiera endosar. Aunque sea para salvar la inscripción. Las personas votan por personajes, no tanto por lo que dicen esos personajes. Mucho menos si el personaje va a perder. Los votos cautivos solo son de los incondicionales y en una elección en el que los seis primeros suman menos del 60% de los votos, esos incondicionales son cuatro gatos. En primera vuelta no hay endose y en segunda lo que pesa es la consigna y sobre todo el antivoto.

Como dice el profesor Fernando Tuesta (probablemente la persona que más sabe de elecciones en el Perú), en este país hasta una semana puede ser mediano plazo. En una semana Fujimori perdió las elecciones en 2016 por culpa de unos audios innecesarios y truchos, en una semana Mendoza casi desembarca a PPK de la segunda vuelta y en una semana el JNE bochó a Guzmán en ese mismo proceso electoral cuando ya parecía fijo en la segunda vuelta.

Todos siguen muy apretados y aún puede pasar cualquier cosa, incluso que a la final lleguen dos de derecha. Entre la semana pasada y esta, por ejemplo, Lescano perdió más de 3 puntos. Nada está definido.

Mejor vamos pensando en nuestros representantes en el Congreso. Nunca había sido tan importante como ahora fijarse con quién tendrá que negociar el Ejecutivo.

Un comentario en “¡Ultima semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s